martes, 10 de febrero de 2009

_Dialogo Creativo- 2ª Entrega


SEGUNDA Y ULTIMA ENTREGA: "ALICIA"

M: varias veces se repitió 

para si misma a salvo, a salvo
pero a salvo de qué...
vivir, respirar, caminar
no constituia todo ello
un riesgo.
De que manera iba ella
criatura idefensa
a ponerse a salvo
de qué,de quienes
acaso de si misma??
Decidio llevar un diario...


G: pero su diario había sido siempre su mente...
cómo plasmar todo lo que rondaba por su cabeza en palabras?, 
por dónde empezar si es que había un principio,
y qué sentido tenía escribir ese diario?...

Bueno, decidió que ya se había preguntado demasiadas cosas y que mientras se pensaba las respuestas empezaría a escribir sin más...sin pensar demasiado lo que ponía, tan sólo soltando palabras como palomas que escapaban de sus jaulas, echando a volar, aprendiendo a utilizar sus alas, descubriendo la grandeza del espacio y fluyendo en él , dejándose sorprender por lo que encontraran ahi fuera...

Abrió el diario por la primera página y apretó ligeramente la punta del bolígrafo contra ella...no sabía que poner...estuvo así unos instantes...cerró los ojos, cojió aire y mientras descubría a oscuras los sonidos de la calle, olía la mezcla de perfumes que recordaban que era casi la hora la comer, y notaba como la brisa apartaba dulcemente sus cabellos...empezó casi sin darse cuenta a mover el bolígrafo y escribió una palabra...abrió los ojos de repente y se quedó observando esa palabra...

Lo que Alicia había escrito era "Vacío"…

M: Se quedo fijamente mirando
esa palabra que había escrito
"vacio" vacio se repitió para sus
adentros.
En ese mismo instante
sonaron las campanas de la
catedral vieja
revuelo de palomas.
De camino a su oficina
pasaba todos los dias por delante
de esta iglesia pero nunca habia 
tenido de traspasr sus imponentes
puertas de madera talladas con filigranas de imagenes religiosas
Decidio entrar, el organo cantaba
ceremonio "aleluya" "aleluya"
quedó verdaderamente sobrecogida
impresionada , la libreta se le cayó al suelo
un chico que estaba cerca se agacho
para darsela
cuando sus miradas se encontraron…

G: -"Creo que esto es tuyo" le dijo el joven.

-"Eh?...digo...si, si es mi diario" contestó Alicia aun aturdida.

-"No te debe servir de mucho si vienes aqui, no?" replicó el joven mientras alargaba el brazo para devoverle el diario a Alicia.

-"¿Cómo?" contestó.

-"Quiero decir que un diario se escribe para desahogarse, como vía de escape, como si el diario en si fuera un amigo al que se lo puedes contar todo, no?...y como estas en una Iglesia...supongo que tu diario no te ayuda lo suficiente y por eso estas aquí...aunque para mi vendría a ser lo mismo... eres creyente tu?"

Alicia aun sorprendida por encontrarse en medio de una conversación con un joven desconocido, en una iglesia, después de haber escrito en su diario la palabra " vació" que aun repicaba en su cabeza y que había dejado en su paladar un sabor amargo...solo pudo contestar:

"Da igual si soy creyente, solo he entrado por curiosidad...y ya me voy que tengo prisa..." contestó apurada...

-"No te vayas mujer...porque no te sientas y hablamos un rato? qué hay más importante que una conversación interesante?"

-"Pues muchas cosas...como por ejemplo mi vida..." dijo empezando a mosquearse con el y alejándose poco a poco.

-"Pues hablemos de ti, de tu vida...ahora mimo no imagino tema más interesante de el que hablar..." insistió el joven en un ultimo intento de que Alicia compartiera con él un poquito de su tiempo.

Alicia en el fondo le latía una gran curiosidad por ese desconocido y esas últimas palabras hacían que todavía se intrigara más. Si algo no soportaba Alicia eran las intrigas...y esa le supondría estar todo el día pensando en que hubiera pasado y arrepintiéndose por huir de esa manera... así que, sin decir nada...se giro y disimuladamente se sentó al lado del joven...el cual al ver lo que acababa de suceder tan sólo esbozó una sonrisa...

M: Tomaron asiento en la terraza

del Taxidermista,
la tarde era apacible
una ligera brisa llegaba 
tenue desde el puerto
se acercó el camarero
- que se les ofrece preguntó
los dos aun mismo tiempo como
dos almas sincronizadas y precisas
cual escopetas de aire comprimido
dijeron: .Martini con soda por favor, dos.
Cuando se alejó el camarero, no pudieron mas que echarse a reir,
que coincidencia, sin darse cuenta
en un gesto de camaderia sus manos se habían entrelazado,
mientras les era del todo imposible

contener sus risas...

G: Alicia interrumpió su risa y se quedo un instante contemplando la plaza...


-Sabes, hacía mucho tiempo que no me sentaba a observar la calle...a observar lo que pasa ahí fuera...
dijo Alicia con tono melancólico...

-Bueno, poca gente lo hace, estan demasiado ocupados observándose a si mismos...lo cual en los tiempos que corren tampoco es reprochable...la vida esta difícil... dijo el joven acompañando a Alicia en la fascinante tarea de observar

-Ya...pero por ejemplo, fijate en esa niña...que ajena a todo vive, sueña, rie y se fascina con cada color, cada sonido...por qué nos quitan eso? porque la vida nos obliga a perder eso?...

M: La conversación, comenzó a tomar un tono mas distendido

despues del segundo martini con soda.
Hablaron de muchas cosas
de sus gustos de sus afciones,
iban coincidiendo en muchas cosas,
la música, el cine su pelicula preferida era "Memorias de África"
los dos habian soñado sobrevolar
en avioneta el lago Nakuru,claro
con la persona amada...
- te gusta la fotografía,Alicia.
- Yo antes hacia muchas fotos, pero...
una pregunta tan inocente, le había vuelto a recordar el motivo de su tristeza, de su melancolia.
-Qué te ocurre...
- No nada,el martini que está un poco cargado.
Mira, toma te lo regalo, es un cuadernillo, que acabo de comprar en la Caixa, de una exposición de un fotografo antiguo, no se si te suena, se llamaba Walker, si Walker Evans.
- No no me suena, pero muchas gracias.
La tarde estaba tocando a su fin
y los dos tenian que mañana madrugar para ir al trabajo
Por cierto, me llamo Adolfo
y yo Alicia,que tontos llevamos mas de cuatro horas aqui sentados
y sin saber de nuestros nombres.
Adolfo pidió la cuenta al camarero
Alicia dijo yo te invito, tu ya me has regalado un libro.
Que dirección tomas, yo voy al metro de Plz. Cataluña.Te acompaño
yo lo cojo en dirección Poble Nou yo voy en dirección contraria,bueno pues asi nos saludaremos desde el anden.

Que te parece si quedamos para mañana despues del trabajo en el Taxidermista, pero esta vez invitó yo, dijo Adolfo. Se dieron dos castos besos en ambas mejillas...

G: y de despidieron con un "hasta luego"...

Alicia bajó las escaleras del metro lentamente...estaba reviviendo en imágenes todo lo ocurrido...cuando llegó a la mitad del anden decidió sentarse...

M: Sacó el diario y en la última pagina

Escribió tres veces Adolfo, Adolfo, Adolfo.
Al fondo del vagón,
se escuchaban el rasgueó de una guitarra 
y una voz ronca cascada de alcohol de garrafa
y de tabaco liado con colillas, la guitarra avanzaba
hacía ella seguida de la voz, levantó la vista
era un habitual del metro se hacía llamar 
el cantante-poeta, desaliñado, con una barba
que le tocaba los pies, los ojos hundidos en la caverna
del malvivir, se paró casi a su lado, siempre contaba 
o para ser mas precisos, contaba la misma historia:
-“Me llamo Antonio, Tonet, para los amigos, hace ya treinta
Años que estoy en Barcelona buscando a mi amada,
de piel blanca, de ojos transparentes que compiten
con el cielo, de besos de fresa, chocolate, menta,
la busco a ella si alguno de ustedes me puede 
indicar su paradero, le quedaría profundamente agradecido,
no importa que ya esté casada, con hijos, que sea feliz,
mi única intención es decirle que la Amo, y si me lo permitiera
sentir de su boca de sus labios un último beso… 
y partir para siempre con la dicha de ese beso…”
Y termina casi siempre toda esta letania con una especie
de estrofa : 
“Dónde se Irán los besos que no damos
Dónde se Irán los besos…”
No hubo terminado de canturrear estas estrofas,
Los vagones quedaron mudos ciegos
polvo, humo olor a carne quemada
silencio, ni un quejido,
más de doscientas vidas segadas en un instante
amasijo de hierros retorcidos 
de cuerpos que hasta hace unos segundos 
eran palpitantes ilusiones
todo envuelto en el silencio.
Ulular de sirenas, bomberos, perros que buscan el 
soplo de una vida: Nada.
Llora Barcelona, llora Madrid, 
España entera se viste de luto
No hay tela negra que consuele tanta tragedia.
No ha sido ninguna bomba, no se sabe lo que 
ha sido. Todos muertos, no hay sangre en las vías
que la consumió el fuego.
Años han de pasar para que Barcelona entierre tanto 
Muerto.
Entre los escombros un cuadernillo azul
que una mano temblorosa escribió tres veces Adolfo, Adolfo …
Al día siguiente no se trabaja en Barcelona
Adolfo aguarda impaciente que llegue la hora de ir al Taxidermista
A ninguno de los dos se le ocurrió dejarse el teléfono, una dirección
nada, tan seguros estaban de que mañana sería mañana.
Pasa una hora y Alicia que no llega, se va saliendo el corazón por la garganta
Las sienes le repican como dos colosales campanas
Quiere mirar mas allá de lo que su vista alcanza
Ya son cinco martines que se ha bebido como si bebiera agua.
Pide la cuenta, paga. Se levanta presuroso los ojos nadando en agua
Sobrepasa Colon, sobrepasa…
-“Hallado el cuerpo de un joven ahogado por desconocidas causas que responde a las iniciales…”
Que tragedia.

G: Dos vidas sesgadas de golpe, dos vidas que se unieron en un mismo punto dando cobijo a la ilusión, una ilusión hoy truncada por la vida...hoy unida por la tragedia...una ilusión que desgarró el corazón de Adolfo al desvanecerse... es como si hubiera notado la ausencia de Alicia y esa sensación le hizo enloquecer hasta arrebatarse la vida...después de conocerla no concebía estar sin ella y la tragedia haría que se unieran de nuevo...

En el recuerdo de todos los que les vieron pasear por Barcelona quedaran los momentos vividos, que aunque fueran escasos fueron más intensos que ningún otro, porque fueron vividos con la sinceridad de ser quienes eran y ver el mundo del color que los dos quisieron pintarlo...

Tuvieron poco tiempo, muy jóvenes se les arrebato la vida pero aprendieron que siempre quedaría en algún lugar alguien que les comprendía y solo había que dejarse sorprender porque en cualquier lugar aparecería...igual que apareció Adolfo en la vida de Alicia...

Hasta siempre querida Alicia...

Esperamos que os haya gustado,

Saludos ,

Manuel Sosa / Gaviota de Luz

1 comentario:

Manuel Sosa dijo...

My buena la foto, por esa calle me infoman, fuentes oficiosas, que los vieron caminar por última vez a Alcia y Adolfo. La dueña de la panaderia de esa calle asegura que hasta los vió darse un beso. Una vecina, del nº 14 y 2 derecha, que siempre está asomada al balcón, que por eso le llaman la cotilla, asegura y jura que no han muerto, que ella los ve pasar todas las tardes, cojiditos de la mano llenandose la boca de besos.fuentes autorizadas nos muestran documentos donde se lee que esta señora, la cotilla, no está bien de la cabeza y que no es la primera vez que afirma ver lo que nadie puede ver, vamos que ve hasta los fantasmillas que pasan a diario por debajo de su ventana.
El diario es un cuaderno azul de tapas blandas, en la primera hoja está escrito con letras de molde, "Diario de Alicia", por favor si alguien lo encuentra entreguelo en objetos perdidos, desde ese oficina se lo enviaran a la familia. repetimos cuaderno de tapa azul sin anillas. gracias